"Soy pájaro en mano. Tú ciento volando."

...

He encerrado mis ganas de ti en el cajón de la izquierda,
normalmente se me olvida todo lo que guardo allí.

Los días de la semana se entrecruzan formando tu silueta,
entre el martes y el miércoles te haría el amor.
Los viernes jugaría a quitarte la ropa,
y como la semana se me quedaría corta,
empezaría otra vez,
así cada día, cada semana, cada mes.
¿El resto de mi vida? puede ser.

A veces me miento, me digo que no te necesito,
y hay momentos que incluso me lo creo.
Inocente sed, inútil querer.

Puede que algún día –todo puede ser–
llegue alguien que te quiera diferente,
pero pongo la mano en el fuego –la izquierda–
que jamás nadie lo hará como lo he hecho yo.
Y hablo de las maneras.

No creo –no tengo fe en ello–
que alguien haya rimado tus versos.
Ni creo –sigo sin fe–
que puedas olvidar todo aquello.
Igual me quemo,
y pierdo la mano izquierda.

Los que saben de esto –que son pocos y no los conozco–
dirían que hoy estoy en desacuerdo con el mundo.
González[1], el ángel menos dos alas[2],
te pediría una esquina de tu boca[3].

Yo ni eso te pido, 
me conformo con un recoveco en tu memoria.
Un vistazo atrás de vez en cuando,
y que a ratos me extrañes a tu lado.


[1] Referencia al poeta Ángel González. (1925-2008)
[2] Canción de Joaquín Sabina dedicada al poeta. “Menos dos alas”
[3] Verso del poema “Siempre que quieras” de Ángel González.

2 comentarios: (+add yours?)

Verillo dijo...

Celia...sin palabras, que bonito...¿porque las cosas tienen que ser tan dificiles a veces?

Celia. dijo...

Pues, no sé el por qué; aunque me encantaría saberlo. A veces me gusta pensar que ha de ser así, para que algún día resulten fáciles.

Gracias por pasarte, de verdad!!

Publicar un comentario

Ads 468x60px

Featured Posts